No sé qué me va a causar la muerte, mi enfermedad, el hambre o la rabia de ver tanta incompetencia e incomprensión

Isabel Pena Torres padece el síndrome de Takayasu o arteritis de Takayasu.  Esta es una enfermedad poco frecuente, de causa desconocida, caracterizada por una vasculitis, es decir, una inflamación crónica de los vasos sanguíneos: afecta, sobre todo, a las arterias de mediano y gran calibre, principalmente a la arteria aorta y a sus ramas principales, los troncos supra aórticos.  Con la asistencia de la Defensoría del Pueblo ha presentado este reclamo al primer secretario del partido comunista provincial de Holguín.
Holguín, 22 de diciembre del 2017
A: Primer secretario del partido Provincial de Holguín
De: Isabel Pena Torres, vecina de calle 15 final, Reparto Emilio Barcenas Pier
Me dirijo a usted porque ya he agotado todos los recursos con otras instituciones como Vivienda, Bienestar Social y partido municipal y en ninguna he recibido respuesta, solo el silencio de la gran burocracia por la que se caracteriza este gobierno.  El caso es que hace cuatro años estoy todos los martes y viernes en el gobierno municipal donde soy atendida por Esperanza y Vivian, las dos personas que atienden a la población. Siempre me dan la misma respuesta, no hay materiales, su caso se está atendiendo. La cosa es que la que se está enterrando en vida en una choza que me va a caer en la cabeza soy yo, le describo mi situación
Vivo en una casa de madera la cual ya está llena de carcoma con piso de tierra y techo de guano desde mi cama cuento las estrella cada noche y cuando llueve duermo en un esquinita en una silla talada con un nailon.  Mi situación es crítica si a eso le agregan la cantidad de enfermedades de las que padezco como Lupus Eritematoso Sistémico , Cardiopatía Isquémica, Ateroma, Diabetes dependiente de insulina todo esto derivado del Tacayaso, enfermedad poco común en el mundo.
Como pueden ver la frialdad la humedad y el hambre que paso me están llevando a la muerte y les digo hambre porque no cuento ni siquiera con una ayuda económica para mis medicamentos.  Puedo comer porque los vecinos se conduelen de mi, o cuando llega algo a la carnicería.
Hace dos o tres meses me enteré que el delegado de la circunscripción estaba entregando materiales de construcción a algunas familias y fui a verlo aunque ya lo había hecho en otras ocasiones y él conoce bien mi caso.  La respuesta que me dio era que eran materiales por reposición por el huracán.  Me dirigí una vez más al gobierno a ver si se me facilitaban algo  y una vez más me dijeron que mi caso se iba a discutir con Héctor Lázaro, el director de la construcción.
La cosa es que sigo en el mismo lugar en las mismas condiciones y no hay cambio de nada. No sé qué me va a causar la muerte, mi enfermedad, el hambre o la rabia de ver tanta incompetencia, incomprensión y burocracia del gobierno quienes supuestamente no desamparan a las gentes ¿y conmigo que están haciendo?
Espero que al menos se dignen en contestar
Sin más, Isabel Pena Torres
Por la Defensoria del Pueblo, Luis Jaime Merino y Zuleidys Lisbet Pérez Velázquez.

Deje su comentario